16 septiembre 2021

Guía de buenas practicas para el aviturismo en Colombia

El aviturismo es una actividad que ha tenido un rápido crecimiento, principalmente en países en desarrollo que albergan una enorme diversidad biológica. Colombia, considerado un país megadiverso, se destaca como una opción especialmente atractiva para la observación de aves por cuanto en su territorio habita el mayor número de especies de aves en el mundo (aproximadamente 1900 especies, el equivalente al 20% de las especies del planeta). Además de la riqueza de especies, Colombia cuenta con un número grande de especies endémicas (79) y casi endémicas (193), es decir aves que habitan exclusivamente en áreas geográficas reducidas, así como 139 especies en la lista roja de especies amenazadas de extinción a nivel nacional, muchas de ellas de enorme interés aviturístico (Garzón & Myers, 2016).

El avistamiento de aves como pasatiempo

La Guía de Buenas Prácticas de Aviturismo en Colombia —que El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, el Fondo Nacional de Turismo y la Asociación Bogotana de Ornitología presentan como aporte al desarrollo y promoción de esa actividad en nuestro país— es una respuesta a las inquietudes que esta actividad suscita en torno a sus consecuencias sobre las aves y su comportamiento natural. Aun cuando el aviturismo se considera amigable con la biodiversidad y su conservación, la práctica de esta actividad al aire libre puede producir perturbaciones en los ecosistemas y en las especies que los conforman. Esta guía reúne un conjunto de buenas prácticas para darlas a conocer a avituristas, a operadores turísticos y a todo interesado en desarrollar esta actividad económica.

Las recomendaciones de esta guía se enmarcan en el programa “No deje rastro”, que procura contribuir con la minimización o la no ocurrencia de efectos negativos en áreas naturales o seminaturales en los que se realice turismo de naturaleza.

El coronavirus podría ser una bendición para los animales salvajes

Principios de no dejar rastro:

  1. Planifique y prepare su viaje.
  2. Acampe en superficies resistentes.
  3. Disponga los desperdicios de la manera apropiada.
  4. Respete la fauna Silvestre.
  5. Minimice el impacto de fogatas.
  6. Considere a otros visitantes.
  7. Deje lo que encuentre.

Por supuesto hay muchos más detalles dentro del documento que pueden ver completo aquí, donde se incluyen normas, sanciones por el incumplimiento de estas, documentación sobre las normas vigentes que reglamentan la operación turística en Colombia y para los más estudiosos una bibliografía muy interesante con las fuentes consultadas por los autores, qué incluye el código ético de observación de aves de la american birding association; documentos que pueden ser consultados en los links.

Imagen tomado de: Diario Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *